jueves, 12 de diciembre de 2013

Risa y sonrisa: receta de bienestar

yoga risa sonrisa
(c) www.123rf.com
Estas semanas hemos estado practicando en nuestras clases la sonrisa y la risa.

Sin duda, la sonrisa y la risa sientan bien:

1. la cara se ilumina. La sonrisa te hace parecer más guap@ y simpátic@. Como dijo Gabriel García Márquez "Nunca dejes de sonreír, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes quien se puede enamorar de tu sonrisa." 

2. Produce un efecto positivo en las relaciones sociales, la gente se relaja al ver a alguien sonreir.

3. Atrae más sonrisas, más empatía y amabilidad dee la gente que te rodea.

Pero más interesante todavía es el efecto que la sonrisa produce en tu interior. Te proponemos sentarte tranquilamente y observarte unos instantes con los ojos cerrados. Sonríe tanto como puedas durante un rato.

lunes, 28 de octubre de 2013

Meditación y relajación observando los sonidos

meditación guiada sonido
(c)www.123rf.com
Esta técnica de observación de los sonidos y ruidos que se producen a nuestro alrededor, constituye una buena forma de iniciar una meditación y se puede realizar en casa de manera muy sencilla y fácil.

Para empezar esta meditación, busca un sitio dónde sepas que puedes estar un rato tranquilo y sin interrupciones. Asegúrate que tienes una cómoda posición de meditación

Tómate unos instantes para relajarte y observar tu respiración. Luego comienza a poner la atención en los sonidos. Observa cualquier sonido que llegue a ti, desde los lados, arriba, abajo...  Observa todos los detalles de esos sonidos: el tono, la intensidad, el timbre, la duración, el lugar en dónde se origina. Observa también las pausas que hay entre un sonido y otro. Escúchalos como si fueses un bebé recién nacido que nunca ha oído ese sonido antes, observándolo tal cómo es.

Cuando hayas realizado este ejercicio de observación durante un buen rato deja que los sonidos pasen a un segundo plano y pon la atención a tu pensamiento, tus emociones y tus sensaciones. Observa cómo los pensamientos, las emociones, llegan, y se van, igual que hacías con los sonidos, sin juzgarlos solo observándolos.

Si ves que tu mente parlotea con los pensamientos observa tu respiración: como el aire entra por tu nariz y sale por tu boca. Después continúa observando el ciclo de tus pensamientos.

Termina la meditación cuándo lo desees.

¿Te ha resultado sencillo?

viernes, 26 de julio de 2013

Posición y posturas para la meditación

Tanto si estás empezando a practicar  meditación como si hace tiempo que disfrutas de su práctica conviene prestar atención a la postura.

Hay infinidad de posturas para meditar aunque nos vamos a referir a algunas que practicamos con más asiduidad en las clases de Autoactivación.

Es importante que la postura sea cómoda para ti y te permita relajarte físicamente. No conviene soportar una molestia física, ya que en ese caso, no podrás relajarte  y por tanto será imposible que puedas meditar. Si durante la meditación necesitas estirar una pierna o hacer un cambio de posición, lo haces sin alterar el estado mental que has alcanzado. Con el tiempo, el perfeccionamiento de la postura y la habilidad para conseguir la relajación,  la comodidad va mejorando.

viernes, 12 de julio de 2013

Ejercicio práctico de relajación: observando la respiración

Para algunas personas es muy complicado conseguir relajarse físicamente, otros, cuando consiguen relajarse se duermen. Este ejercicio tiene como objetivo conseguir un estado de relajación a través de la observación de la respiración al mismo tiempo que mantenemos la atención.

Preparativos:

Elige un lugar que te resulte agradable, donde sepas que nadie va a interrumpirte durante el tiempo  que dura el ejercicio.

jueves, 4 de julio de 2013

No quieras a tus hijos, ¡ámalos!

Encontré un nido en un árbol y cada mañana me he estado acercando con cuidado para ver la evolución de los polluelos de mirlo. En solo unos días he podido apreciar la perfección de la vida: los polluelos han pasado de depender completamente de sus padres a salir volando a emprender su camino justo cuando estaban preparados para ello.

miércoles, 19 de junio de 2013

¿Sabes aceptar halagos? 5 claves que pueden ayudarte

El otro día le dije a un niño de dos años: “¡Qué guapo eres!”. Sin dudarlo me sonrió y afirmó “¡Sí!”. Su madre y yo nos sonreímos sorprendidas por la respuesta.

Nos produjo tanta sorpresa porque no es habitual, en adultos, saber aceptar los halagos con naturalidad.

Lo más frecuente ante una valoración positiva es:

-    Quitarle importancia. “¡Qué bien te queda ese camiseta!” a lo que contestamos “Pues tiene más años  …”

-    Atribuirlo a otros en lugar de a cualidades propias. “¡Qué bien has hecho la presentación!” “Bueno, la audiencia era muy receptiva.”

-    Usar el comodín del factor suerte. “¡Qué bien has jugado el partido!” “He tenido suerte …”

-    Negarlo por completo. “¿Yo buen vendedor? ¡Qué va!”

-    Avergonzarnos, o no decir nada.

Todo esto puede responder a falta de confianza en nosotros mismos; la creencia de no ser merecedor de una valoración positiva;  pensar que aquel que nos está valorando no tiene el criterio suficiente para hacerlo, en otras palabras,  no tiene ni idea de lo que está diciendo;  o miedo a ser juzgado si no reaccionamos con humildad.

¿No sería más constructivo aceptar las valoraciones positivas? Algunas claves para poder hacerlo:

1. Cuando escuches una crítica positiva créetela. Quizá no eres el mejor en algo pero eso no quiere decir que no seas bueno.

2. Aprecia el cumplido. La persona que te lo ha dicho quiere demostrarte afecto, siéntete agradecido.

3. Explica cómo has alcanzado ese éxito o reafírmalo. “Me he entrenado mucho para participar en este campeonato”, “Sí, me queda muy bien este vestido”

4. Si no sabes que decir sonríe.

5.Repítete a ti mismos valoraciones positivas sobre ti mismo.  Tú sabes cuáles son tus talentos, acéptalos, reconócelos en ti. . ¡Poténcialos!

¿Tú cómo reaccionas cuando te halagan

martes, 4 de junio de 2013

¿Cómo voy a saber lo que tú quieres?

Ayer estaba pensando en este fragmento de El Principito, supongo que simplemente porque me gusta ...

… al amanecer me despertó una extraña vocecita que decía:

- ¡Por favor... píntame un cordero!
-¿Eh?
-¡Píntame un cordero!   
Me puse en pie de un salto como herido por el rayo. Me froté los ojos. Miré a mi alrededor. Vi a un extraordinario muchachito que me miraba gravemente.  (…)


-¡Por favor… píntame un cordero!

(…) Recordé que yo había estudiado especialmente geografía, historia, cálculo y gramática y le dije al muchachito (ya un poco malhumorado), que no sabía dibujar.

- No importa - me respondió-, píntame un cordero!

(…)
Dibujé un cordero. Lo miró atentamente y dijo:
 -¡No! Este está ya muy enfermo. Haz otro.

Volví a dibujar.

 Mi amigo sonrió dulcemente, con indulgencia.
-¿Ves? Esto no es un cordero, es un carnero. Tiene cuernos…
Rehice nuevamente mi dibujo: fue rechazado igual que los anteriores.

-Este es demasiado viejo. Quiero un cordero que viva mucho tiempo.       
       
Falto ya de paciencia y deseoso de comenzar a desmontar el motor, garrapateé rápidamente este dibujo*, se lo enseñé, y le agregué:

  -Esta es la caja. El cordero que quieres está adentro. Con gran sorpresa mía el rostro de mi joven juez se iluminó:

-¡Así es como yo lo quería!

* El dibujo era una caja cerrada con agujeros

Muchas veces queremos satisfacer a las personas que nos rodean y no lo conseguimos.

Nuestro hijo se aburre y ningún juego de los que le ofrecemos le parece suficientemente sugerente. Discutimos con nuestra pareja por la forma que lleva las cuentas domésticas, o por ordenar las cosas del escritorio de una cierta forma.

Como sé lo que tú quieres y por qué no haces lo que yo espero:

1.    Es imposible conocer las necesidades, deseos y expectativas de otra persona con exactitud. Toma conciencia de este hecho.

2.    Del mismo modo, no es posible que los que nos rodean sepan lo que necesitamos y queremos. ¡No son adivinos! De hecho, conocer cuáles son nuestros propios deseos y objetivos es todo un reto personal. ¡Aprecia el gesto!

3.    Escucha a los demás. Escucha de verdad y con amor. Verás que lo que piden no es siempre lo que quieren. Posiblemente, ser escuchado, es mucho o incluso todo lo que necesitamos muchos.

4.    Comunícate. Si hay algún conflicto o discrepancia con las personas que tienes cerca habla con ellas, resuélvelo.  Durante la comunicación no te olvides del punto anterior, escuchar.

5.   La felicidad no te la dan los demás, está dentro de ti. Por eso el Principito se encontró  feliz con el dibujo de la caja y el poder de su imaginación.